Martes, 26 de Septiembre de 2017   Hora: 13:27

tratohechodigital.com


 Powered by Max Banner Ads 

Los inmigrantes “no son un peligro, pero están en peligro”, advirtió el Papa Francisco este sábado, frente a unos 500 chicos inmigrantes, muchos de ellos huérfanos tras perder a sus padres en las peligrosas travesías en lanchas o gomones hacia Europa.

FranciscoAl final de una semana trágica, con varios naufragios en el Mediterráneo, el Pontífice recibió a los pequeños inmigrantes que llegaron al Vaticano desde Vibo Valentia, un municipio de Calabria. Fue en el marco de la iniciativa “Tren de los Niños”, en el atrio de Pablo VI en la Santa Sede.

“Quiero pedir al Papa que rece por mi familia, que ahora está en el cielo, y por mis amigos, que murieron en el agua y también están en el cielo”, demandó Siander, un adolescente nigeriano.

Los menores migrantes y jóvenes italianos se presentaron ante Francisco con dibujos en los que mostraban los peligros del mar y dejaron decenas de globos blancos en el Vaticano.

El pontífice mostró a los niños un chaleco salvavidas que, según dijo, le había entregado un miembro de los equipos de salvamento y que pertenecía a una chica que se había ahogado en el mar.

“Me trajo este salvavidas y me dijo llorando: ‘Padre, he fallado. Había una chica, en las olas, pero no pude salvarla. Todo lo que queda es su salvavidas’”, contó Francisco.

“No quiero hacerles mal, pero ustedes son valientes y saben la verdad. Están en peligro: muchos niños están en peligro”, dijo el Papa a los menores, sentados en el suelo a su alrededor.