Martes, 24 de Octubre de 2017   Hora: 04:29

tratohechodigital.com


 Powered by Max Banner Ads 

Mitos sobre alimentación

Autor:  tratohecho   15 - Octubre - 2015  Agregar Comentario

En dietas y regímenes alimenticios hay una gran cantidad de mitos que damos por hecho. Pero ¿son ciertas estas creencias? ¿O simplemente asumimos que son así porque las hemos escuchado demasiadas veces?

Por ejemplo, el pensamiento convencional enaltece las verduras crudas en vez de cocidas, ya que las crudas contienen más nutrientes que las que han estado expuestas al calor; pero, esto puede funciona solo con algunos alimentos. No hay una regla general.

Una publicación del diario Daily Mail recopiló algunos de estos 10 mitos erróneos. Te mostramos cuáles son y por qué fueron descartados.

Dieta balanceada

1. El jugo siempre es saludable

FALSO. De frutas o verduras, un jugo fresco puede parecer la manera perfecta de comenzar el día, pero la reducción de productos frescos a forma líquida elimina su fibra. Se reemplaza la fibra por azúcar, que puede dar lugar a mayor sensación de hambre, cambios de humor y a un bajón de energía.

2. La leche de almendras está llena de proteínas

FALSO. Si bien las almendras suponen un aporte de proteínas, la leche de almendras no tanto. Hay que beber seis vasos de leche de almendras para obtener la misma cantidad de proteína que contiene media taza de nueces crudas.

3. La vitamina C evita los resfríos

FALSO. Mientras que tomar vitamina C antes de la aparición de los síntomas, puede acortar la duración de un resfrío, tomarla como suplemento no impedirá que caigamos estos cuadros.

4. Un buen desayuno es clave para bajar de peso

FALSO. Un estudio de 2013, publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, confirmó que tomar o saltear el desayuno no hace ninguna diferencia para la pérdida de peso. Cada persona es diferente, por lo que sus necesidades alimentarias también lo son. Si la persona tiene una alimentación adecuada y nutritiva, su cuerpo le dirá cuándo necesita alimentarse. Además, para que el desayuno contribuya a bajar de peso es fundamental evitar el azúcar y los carbohidratos procesados.

5. El aceite de oliva tiene menos calorías que otros

FALSO. El aceite de oliva tiene la misma cantidad de calorías que cualquier otro aceite. La diferencia es que contiene grasas beneficiosas para la salud, propiedades antioxidantes y menos grasas nocivas, que son las grasas saturadas.

6. Los alimentos reducidos en grasa no engordan

FALSO. Bajo en grasas significa que ese producto tiene un 25 por ciento menos de grasa que la versión estándar. Pero, si se trata de un alimento muy engordantos, como los snacks, siempre contribuirá al aumento de peso. Una porción de papas fritas reducidas en grasa tiene más grasas que dos galletas de chocolate.  

7. Los vegetales crudos son mejores que los cocidos

FALSO. Esto no es necesariamente cierto. Los tomates, espinacas, zanahorias y espárragos, por ejemplo, son mejor digeridos si están cocidos. Mel Wakeman, experto en nutrición y profesor titular de Fisiología Aplicada en la Universidad de Birmingham City, aclaró en una investigación que “muchos de los nutrientes que se encuentran en las plantas se absorben menos en el intestino, en comparación con los alimentos derivados de productos de origen animal”.

8. El apio no tiene calorías

FALSO. No existen alimentos sin calorías o con calorías negativas. Sí, hay algunos vegetales que tienen un mínimo aporte energético. El apio es uno de ellos. Tiene 10 calorías por porción. Por eso, es recomendado en las dietas para perder peso, ya que, además, es diurético.

9. La papa es un alimento prohibido de las dietas para adelgazar

FALSO. Cada 100 gramos cuenta con 80 calorías y, además, produce una importante sensación de saciedad. El tema es la forma de cocción. Desde ya, fritas o al horno con mucha cantidad de aceite quedan descartadas.

10 La sal engorda

FALSO. En realidad, produce retención de líquidos y eso hace que nos veamos “más redondas”. Al restringir su consumo, más allá de la alejar las posibilidades de hipertensión, logramos un efecto”deshinchado”.

Fuente: entremujeres.com