Martes, 26 de Septiembre de 2017   Hora: 13:31

tratohechodigital.com


 Powered by Max Banner Ads 

Nuevo incendio al sur de Francia

Autor:  tratohecho   27 - Julio - 2017  Agregar Comentario

Las llamas siguen azotando el sureste francés, donde esta noche unas 12.000 personas tuvieron que ser desalojadas por un incendio que ha arrasado con 800 hectáreas en la localidad de Bormes-les-Mimosas.

Helicopteros bomberosDesde el lunes, el fuego se ha expandido en diversos puntos del departamento de Var, especialmente en la zona de La Croix Valmer, cerca de Saint-Tropez y también en la isla de Córcega, dejando arrasados en total cerca de 4.000 hectáreas. Los fuertes vientos, de entre 60 y 70 km/h están dificultado la tarea de los bomberos que han debido además centrarse en la seguridad de los residentes, en esta zona donde la población llega incluso a triplicarse en período estacional.

Más de 2.000 bomberos han sido movilizados, de los cuales una veintena de bomberos y policías han resultado heridos o intoxicados por el humo. Las instituciones pertinentes han denunciado la falta de medios para hacer frente a la situación, cuestión que el ministro del Interior, Gérard Collomb, se apresuró a desmentir este martes en un desplazamiento a la zona afectada en Córcega. Para él, el desarrollo del fuego “no se debe a una escasez en el número de aviones, sino al hecho de que el fuego vino en un momento donde podíamos luchar con los medios necesarios para hacer frente a la tragedia que ha tomado una amplitud considerable”, dijo, antes de anunciar que había solicitado la construcción de seis aviones cisterna tipo Dash suplementarios.

Los bomberos denuncian la falta de medios

El país cuenta con 23 aviones cisterna con base en la ciudad de Nîmes, que son desplegados por toda la Costa Azul durante el período estival. Sin embargo, cinco de ellos, se encuentran fuera de servicio en estos momentos por problemas técnicos. Según la emisora France Info, los aviones tipo Canadair tienen 20 años y los Tracker funcionan desde hace 58 años de media.

“La inversión necesaria para la compra de material ha disminuido un 25% en los últimos cinco años. El número de parques de bomberos así como el personal voluntario profesional está disminuyendo también”, según declaró el presidente de la Federación Nacional de Bomberos de Francia, Éric Faure.

Catástrofe para la flora y fauna

Los bomberos han concentrado esfuerzos en poner a salvo a las más de 12.000 personas presentes en la zona, de las cuales unas 3.000 se encontraban en campings. Así, no han podido evitar que el fuego arrase con miles de hectáreas forestales que han sido completamente destruidas, incluso en áreas protegidas como el Parque Nacional de Port-Cros o en La Croix Valmer, con una flora y fauna única.

El Conservatorio del Litoral estima una “catástrofe mayor”, con dudas sobre la supervivencia de la tortuga terrestre Hermann, que se encuentra precisamente en Var y Córcega y otras especies, como el lagarto verde. “Acabábamos de celebrar diez años sin incendios mayores y ha habido un trabajo enorme en términos de reconquista natural y canalización de la frecuentación para evitar la divagación de los caminantes”, según declaró François Fouchier, delegado regional del Conservatorio del Litoral.

Esta mañana, unos 600 bomberos han sido desplegados entre La Croix Valmer y Artigues, un poco más al norte, para evitar que el fuego amenace a la población de Seillons-Source-d’Argens, donde algunos también deberán ser evacuados. En Saint-Maximin ha habido inicios de incendios en varias localidades del litoral, como Fréjus, donde ocho de los nueve grandes bosques del departamento se encuentran en riesgo de incendio grave o muy grave.

Las altas temperatura, la sequía y los fuertes vientos contribuyen al desastre, pero desde la Federación nacional de bomberos reclaman una actitud ciudadana para evitarlo. “No hacer fuegos, no fumar, no hacer barbacoas ni obras en los bosques. Si todo el mundo respetara estos hábitos tendríamos menos inicios de fuego”, declaró Grégory Allione, vicepresidente de la federación. “Necesariamente hay actos con malicia, hay gente que prende el fuego”. La Oficina Nacional de Bosques estima que las zonas sensibles a las llamas podrían aumentar en un 59% de aquí a 2060, debido principalmente al calentamiento global.

Fuente: El Mundo